jueves, 22 de marzo de 2012

197 Bis - Geopolítica (Francia)

Año I – Primera Edición – Editorial: 00000197 Bis [1]



El Cisne Negro [2]
El Diario Digital de la Historia y de la Geopolítica
Jueves 22 de Marzo de 2.012.





El Tratado de Schengen
Por Rubén Vicente

El primero de todos los deberes de una oficina de aduanas es controlar absolutamente todo lo que entra o sale de su zona jurisdiccional, permitendo que ingrese o egrese todo lo que está autorizado por la ley, y no permtiendo el ingreso o el egreso de nada que carezca de autorización.

La segunda responsabilidad de la aduana es actuar como agente recaudador de los impuestos al comercio exterior, es decir, de las gabelas de alcazaba (léase: los derechos de aduana). Y la tercera es neutralizar todo intento de importación o de exportación prohibida por la ley, es decir, librar el combate contra el contrabando.
Bajo esa comprensión, un servicio nacional de aduanas es, por una parte, una repartición administrativa que funciona como una agencia fiscal, funcionalmente dependiente del ministerio de la hacienda pública, y por la otra, es una agencia de inteligencia, de seguridad y de operaciones paramilitares anti contrabando, que habitualmente es referenciada con el nombre de la policía aduanera, funcionalmente dependiente del ministerio de la seguridad interior.
Por eso, las leyes, los reglamentos y las reparticiones aduaneras son elementos clave, que contribuyen a los objetivos nacionales de garantizar la integridad territorial, la cohesión poblacional y la autodeterminación gubernamental, es decir, para garantizar la existencia y la supervivencia del estado nacional, que es el sujeto primario de las relaciones internacionales, cuya comunidad se rige por los principios de igualdad soberana de los estados y de no intervención en asuntos internos de los estados.
Pregunta: ¿Cómo se compatibiliza esa construcción ideológica nacionalista con el capitalismo global de la post contemporaneidad? Respuesta: A través de los procesos de integración económica, diplomática y militar, es decir, a través de la integración geopolítica, que tiene como resultado la formación de bloques subregionales o regionales como, por ejemplo, la ASEAN, la CEI, la OPEP, la UE, la OUA, el NAFTA o la CELAC. [3]
En el caso europeo, el proceso de integración geopolítica ha sido escalonado por fases suscesivas y preclusivas de funcionamiento de una zona de libre comercio, de una unión aduanera, de un mercado común, de una comunidad económica y de una unión monetaria y fiscal, que ha terminado por forjar la euro zona, cuya moneda única es el euro, responsabilizándose los estados miembros de la UE del cumplimiento de la pauta fiscal establecida por El Tratado de Maastrich de 1993, que implicó contraer las obligaciones de que ni el deficit ni la deuda pública exterior superen el tres por ciento del producto bruto interno (-3%/PBI).
Semejante desafío se llevó al extremo, con la firma de El Tratado de Schengen de 1995, que declara la libre circulación de capitales y personas dentro de la UE.
Transcurridos casi veinte años (20), la mayor parte de las naciones de la UE han infringido la pauta fiscal, poniendo en riesgo de debilitamiento irreversible al euro y cuasando con ello una crisis de supervivencia geopolítica del bloque liderado por Alemania, que ha forzado a la euro zona a pedir, nada más ni nada menos, que la intervención del Fondo Monetario Internacional (FMI), como si se tratara de un país subdesarrollado, o algo por el estilo. [4]
El contexto mundial actual (2012) está caraterizado por la guerra de monedas de la UE y de los EEUU (el dólar versus el euro), con riesgo de estallido de la guerra comercial (léase: el proteccionismo) que es, justamente, lo que se quiere evitar a toda costa en la euro zona, porque todos saben que el proteccionismo económico fue la antesala de las siete guerras mundiales. [5]
Pero parece que empiezan a agudizarse las tensiones en el marco de la guerra mundial contra el terrorismo (léase: la segunda guerra fría), porque resulta que el presidente postgaulista de la quinta república de Francia, Dr. Nicolás Zarcozy (a) El Profesional, que siempre un acérrimo defensor del libre cambio y de la globalización, ahora resulta que está en campaña electoral, anunciando que si es reelecto (2012-2019), directamente, revisará El Tratado de Schenguen de 1995.
Dicha eventual revisión implicará, por un lado, que el gobierno francés sólo comprará bienes o contratará servicios de origen y procedencia exclusivamente francesa (léase: el compre nacional) y, por la otra, que ordenará el cierre de las fronteras físicas y comerciales de Francia (léase: el proteccionismo), impidiendo o restringiendo severamente el ingreso de capitales y de personas extraños a la eurozona.
Menos mal que las encuestas le asignan buenas chances al candidato socialista (Francois Hollande), porque si no, tendríamos que concluir que la guerra de monedas (léase: el dólar débil) ha finalizado, porque se ha iniciado la guerra comercial (léase: el proteccionismo), que si nadie hiciera nada para remediarla, implicaría el fin de guerra mundial contra el terrorismo (léase: la segunda guerra fría), y la amenaza po-ten-cial de estallido de la tercera guerra mundial (el holocausto nuclear = el armagedón = el apocalipsis = el fin del mundo tal como lo conocemos = 2014-2017). [6]
Y si me dijeran que estoy muy equivocado, respondería que veremos, veremos y pronto lo sabremos.







[1] La libre expresión y la segura circulación de la información contenida en el presente documento se halla jurídicamente garantizada por la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 (Art. 19), la Constitución Nacional de la República Argentina de 1995 (Art. 14),  la Ley Nacional N° 26.032 de 2005 y el Código Penal de la Nación (Arts. 153 y 155).

[2] Para uno de Los Siete Grandes Sabios de Grecia (Solón) El Cisne Negro es la alegoría de un hecho que es teóricamente posible, pero que todos creen que es prácticamente improbable, pues si ocurriera sería catastrófico.

[3] La Asociación de las Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). La Comunidad de los Estados Independientes (CEI). La Organización de los Países Exportadores de Petróleo (OPEP). La Unión Europea (UE). La Organización para la Unidad Africana (OUA). El North America Free Trade Agreement (NAFTA). Y la Comunidad de los Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), creada en 2009 y liderada por el Brasil.

[4] Riesgo significa posibilidad de que ocurra lo que no se quiere que suceda. Peligro equivale a probabilidad de ocurrencia. Amenaza significa probalidad inminente de ocurrencia. Más allá de la amenaza, entramos en el campo fáctico de la agresión (material).

[5] La primera guerra mundial fue La Guerra de los Treinta Años (1618-1648). La segunda guerra mundial fue La Guerra de Sucesión Española (1702-1715). La tercera guerra mundial fue La Guerra de Sucesión Austríaca (1740-1748). La cuarta guerra mundial fue La Guerra de los Siete Años (1762-1769). Y la quinta guerra mundial fueron Las Guerras Napoleónicas (1793-1815). Todas esas fueron guerras mundiales, porque hubieron combates y batallas en los cinco contientes (Oceanía, Asia, Africa, Europa y América). La Gran Guerra Mundial (1914-1918) fue una guerra mundial grande porque se emplearon armas de destrucción masiva, siendo entonces, en realidad, la sexta guerra mundial. Y La Segunda Guerra Mundial (1939-1945) también fue grande, porque volvieron a emplearse armas de destrucción masiva, siendo entonces, en realidad, la séptima guerra mundial. Conste.

[6] Ya hemos explicado reiteradamente que los expertos en estrategia militar global estiman que la tercera guerra mundial adoptaría la misma configuración que La Crisis de los Misiles Cubanos de 1962, con profuso empleo de las herramientas estratégicas mediática, diplomática y militar misilístico-nuclear disuasiva, sin que se acabe el mundo como tal, pero definiendo los nuevos parámetros geopolíticos, en términos de liderazgo planetario, que no durará trece días como en aquella oportundad (13), sino más bien, cuatro años (2014-2017). Conste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada